Tribuna / Belén Hoyo Tiempos de hoy

 
   

 Nº 1285. 15  de marzo de 2019

- - --

 

 

Tribuna / Belén Hoyo

Lo que necesita España

EUROPA PRESS

Sánchez ha sido un Zapatero bis que en ocho meses ha conseguido darnos a conocer su verdadera cara basada en el cinismo, el egocentrismo y en la mentira y la falsedad

El Gobierno de Pedro Sánchez ha sido el más breve y menos fructífero de la democracia española. El PSOE accedió al poder tras una moción de censura en la que fueron imprescindibles los partidos independentistas catalanes, los radicales de Podemos y los amigos de ETA. ¿Qué ha conseguido durante estos meses? Nada, absolutamente nada. Resistir para mantenerse en el poder. 

Han sido ocho meses perdidos. Pero no sólo perdidos en lo político. Han sido ocho meses perdidos en lo económico, en lo social, en lo educativo, en lo industrial. Ninguno de los principales indicadores ha mejorado durante el Gobierno de Sánchez. Ha sido un Zapatero bis que en ocho meses ha conseguido darnos a conocer su verdadera cara basada en el cinismo, el egocentrismo y en la mentira y la falsedad.

Las expectativas eran muy altas –las pusieron altas ellos mismos–, pero ningún Gobierno se sostiene con 85 escaños y una alianza con independentistas y podemitas. La izquierda genera demasiada inestabilidad en España y una vez más lo ha vuelto a demostrar. Lo ha demostrado y ha quedado probado con la inestabilidad de su propio Gobierno, que pese a tener un manual de resistencia no ha durado más de ocho meses y, además, también lo ha demostrado por la total ausencia de valores para reforzar la unidad de los españoles y generar un contexto de estabilidad social, política y económica.

Pi i Margall decía que las convicciones políticas son como la virginidad: cuando se pierden no vuelven a ganarse. Pedro Sánchez y el Partido Socialista perdieron las convicciones hace ya mucho tiempo. Han dejado de ser un partido de Estado. No les importa pactar lo que sea con aquellos que quieren romper España si ello contribuye a mantenerse en el poder. No han dudado en hacerlo durante estos últimos ocho meses y no dudarán en hacerlo si el 28 de abril tienen la posibilidad. 

Las próximas elecciones son muy importantes para nuestro país. Nos la jugamos. Y lo hacemos en un contexto en el que el gobierno socialista ya ha dado lo peor de sí mismo. El independentismo catalán se encuentra en su fase más radical con un cuestionamiento constante de todo aquello que se le parezca a España o suene a constitucionalismo y democracia. El PSOE se encuentra escorado en la extrema izquierda, planteando cuestiones que hasta ahora planteaba Podemos o los independentistas. Ha dirigido el país sin ningún rumbo durante los últimos meses y pretende seguir haciéndolo durante los próximos cuatro años. No debemos consentir que las ocurrencias que han generado tanta inestabilidad en nuestro país imperen en el gobierno nacional durante los siguientes años. 

Ante esta situación de división, radicalismo, cuestionamiento del sistema e incluso de nuestra Constitución, la única alternativa viable y con posibilidades es el Partido Popular de Pablo Casado. Nadie debería hacer experimentos pensando que votando a otras opciones de centro-derecha se puede formar un gobierno de coalición. Se equivoca. El sistema electoral español penaliza la división del voto en las circunscripciones medianas y pequeñas. Es decir, que si el Partido Popular pierde apoyo en ciertas provincias a favor de otras opciones de centro-derecha, ni mejorará su representación ni obtendrán representación otras fuerzas de centro-derecha. En todo caso, el beneficiado será el Partido Socialista.

Por eso, España necesita que el voto del centro-derecha vaya al Partido Popular. Es la garantía de unidad para nuestro país, la garantía de una economía firme y dinámica, la garantía de la creación de empleo, la garantía de la libertad educativa, de la bajada de impuestos, de la defensa de la Constitución, de la lucha contra el terrorismo. En definitiva, es la garantía de estabilidad y unión. Por eso, cualquier voto que vaya a favor de España y en contra de Pedro Sánchez debe ir al Partido Popular. 

 

Firma

Diputada del Partido Popular por Valencia desde la X legislatura y actual coordinadora de Comisiones del Grupo Popular en el Congreso. Es Licenciada en Derecho, Ciencias Políticas y de la Administración y Estudios en Humanidades. Actualmente es Portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores, Vocal de la Comisión de Interior, Vocal de la Comisión de Educación y Deporte, Adscrita de la Comisión de Energía, Turismo y Agenda Digital, Adscrita de la Comisión Mixta Control Parlamentario de la Corporación RTVE y sus Sociedades. También es miembro Suplente de la Delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Vicesecretaria de Organización Nacional de Nuevas Generaciones del Partido Popular y Coordinadora General del Partido Popular de la Provincia de Valencia.

-

-

-